domingo, 7 de abril de 2013

SI EL CIELO TUVIERA HORAS DE VISITA


Cuando era pequeña siempre me ponía nerviosa a la hora de salida del colegio, y es que por seguridad tenían la regla de mantener cerradas las puertas y llamarnos por el altavoz una vez que nuestros padres fueran a buscarnos ... eso me angustiaba, porque parecía que a mis amigos los recogían primero, y aunque solo esperaba unos minutos me parecían horas en las que me imaginaba que mi madre no me recogería o que algo malo sucedería ... simplemente tenía miedo...
Por supuesto nunca pasó nada malo, mi madre llegaba me recogía y yo olvidaba mi angustia y mis nervios y los reemplazaba por una sonrisa; aunque ahora que lo pienso quizá mi intuición sabía algo que yo no, algo dentro de mí sabía que no teníamos mucho tiempo, eso si fue cierto, un día como hoy hace ya varios años mi madre falleció. No tuvimos mucho tiempo, pero el que tuvimos fue maravilloso y hoy, entre recuerdos agridulces y el dolor de una herida que ahora sé que nunca va a cerrar, me puse a imaginar que es lo que haría si el cielo tuviera horas de visita ... estas sencillas palabras son lo único que me queda para sentirme cerca de mi madre ... pero sé que siempre estará conmigo ... xoxo, los quiere Abril
SI EL CIELO TUVIERA HORAS DE VISITA

Que bien más grande nos haría Dios si el cielo tuviera al menos una hora de visita.
Aunque fuera una vez al mes ... ¡uy! ¡me compraría un vestido nuevo, hasta usaría zapatillas altas! Para que mi madre me viera bonita y ya no pensara que me visto como un muchacho desidioso.
Ese día me levantaría muy temprano e iría al mercado a comprar café de grano recién molido y todo para hacer el pan de naranja que tanto le gustaba a ella, el primero que me enseñó a hacer ... también compraría unas macetas con claveles y girasoles para que las pudiera sembrar en el jardín de nuestro Señor y que cuando Jesucristo las viera se sentara con ella a hablar de flores , mariposas y cenzontles.
Llegaría al menos dos horas antes para estar segura de que me dejarán entrar al cielo a ver a mi mamá, no podría quedarme tranquila, caminaría de aquí para allá, mareando a los ángeles que me vieran pasar, pero tendrían compasión de mi, porque seguramente mi madre ya les habría contado a todos lo nerviosa y rara que soy, y también que estoy un poco loca, que soy graciosa, que hablo demasiado y que pierdo el control.
A las cinco en punto me darían mi gafete de visitante y me indicarían el camino para entrar a traves de un largo pasillo que huele navidad, y luego de un par de minutos de caminata vería un bellísimo jardín con un cielo soleado lleno de lunas y estrellas y allí sentada bajo una jacaranda estaría mi madre, con su sedoso cabello ondulado y sus labios rojos y coquetos como los de una estrella de cine ... y yo correría como una niña pequeña a refugiarme en sus brazos e impregnarme de su dulce perfume, besaría sus mejillas y sus manos, le diría una y otra vez cuanto la amo.
No hablaríamos de cosas tristes ni serias, porque en el cielo eso no está permitido; le contaría mis cuentos y recitaríamos poemas, igual que hacíamos las mañanas de domingo, y comeríamos pan de naranja y beberíamos café y escucharía su risa una y otra vez.
Y jamás volvería a llorar, porque sabría que ella está bien, entre ángeles y hermosos paisajes, y que me estará esperando cuando la vaya a ver para leer un libro nuevo y jugar con las estrellas que nosotros, en nuestro cielo, aún  no podemos ver. 

Si el cielo tuviera horas de visita quizá Dios tendría menos trabajo escuchando plegarias y podría tomarse un descanso para tomar un vaso helado de té.
Si el cielo tuviera horas de visita tal vez la tristeza dejaría de existir, y en los funerales no lloraríamos ni tendríamos que despedirnos, tan solo diríamos ¡te veré el jueves a las cinco! ¡llevaré chocolate y donas y también el tablero de ajedrez! Y nos madaríamos besos y podríamos dormir tranquilos, tú, sabiendo que te iré a ver, y yo, sabiendo que estás bien.

6 comentarios:

  1. Que bonita melodía, amiga.
    Ojalá pudiesemos ir al cielo y estar con quienes amamos.Yo anoche soñe con mi padre y lo veía feliz.Desperte contenta porque para mi eso es una señal, es como si él me hubise venido a ver.
    Me gusto mucho tu relato.
    Besitos :) xoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que hermoso sueño Rayén :) seguro que es así, tu ángel personal cuidando siempre de tí :) besitos y abrazos xoxo, Abril

      Eliminar
  2. HOLA
    VENGO DE BLOGS AMIGOS A RESCATAR LOS SUEÑOS, LOS QUE TODOS TENEMOS DENTRO COMO FUENTE DE VIDA, COMO MOTOR DE NUESTROS PASOS...
    UN BESO

    ME QUEDO POR ACÁ.

    lujanfraix.blogspot.com

    MI BLOG PRINCIPAL POR SI QUIERES VISITARME.

    ResponderEliminar
  3. gracias por tu visita :) y tu comentario, ya paso a visitarte :) un abrazo xoxo, Abril

    ResponderEliminar
  4. Después de un año de ausencias he vuelto al blog y he escrito un nuevo cuento, parece que la musa se ha despertado jajaja.
    Paso a invitarte a conocer mi trabajo si te apetece.
    Tú espacio me encanta, seguiré entrando no lo dudes.
    Besos nati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que despierten las musas siempre debe ser motivo de celebración :D en un ratito paso a leer tu blog Nati un abrazo

      Eliminar